La correcta alimentación de las vacas ganado repercute en la calidad de vida de los animales y en la obtención de un producto de calidad superior
La alimentación de las vacas

En este artículo vamos a profundizar en la regulación de la alimentación del ganado vacuno.

Bienestar animal

La certificación de bienestar animal se basa en cuatro pilares: que los animales tengan una buena alimentación, un buen alojamiento, un buen estado de salud y un comportamiento apropiado para las necesidades de la especie1. Ahora nos vamos a centrar en el primero de los cuatro: la buena alimentación.

Esta certificación no sólo es parte de una política de responsabilidad social, sino que también tiene un impacto positivo en la calidad del producto final.

Buena alimentación

Para una buena alimentación, se tiene en cuenta que los animales no tengan hambre ni sed prolongada (aquella que va más allá del hambre y la sed razonable antes de comer y beber). La disponibilidad de bebederos con agua fresca limpia y en cantidad, y flujos suficientes es fundamental para garantizar el correcto estado de salud de los animales.

La seguridad alimentaria engloba el acceso al alimento en cantidad y calidad, y el ganado en este caso no es una excepción.

En Calidad Pascual, se tiene establecido un protocolo interno de Seguridad Alimentaria por el que se controla el manejo de los alimentos, las raciones de comida y que los comederos estén en buenas condiciones sanitarias2.

Cada día se suministra una cantidad suficiente de forraje a los animales, en función de la edad y las necesidades fisiológicas de cada uno3. Además, se tiene especialmente en cuenta para el bienestar de los animales los ruidos que puedan producir la maquinaria destinada a alimentación y la limpieza de estos equipos en intervalos regulares y frecuentes3.

Entre las materias primas permitidas para la elaboración de piensos (establecidas en el Reglamento (UE) No 68/2013) se encuentran la cebada, malta, maíz, avena, arroz, trigo, tubérculos, raíces. La materia prima más importante con la que se elaboran los piensos para ganado bovino son los forrajes (entre los que se encuentran hojas de remolacha y de acelgas, plantas de cereales, paja de cereales, alfalfa…) y sus productos derivados…. Podríamos destacar la posible adición de algas, un alimento muy nutritivo en auge debido a sus propiedades saludables4.

Por lo tanto, una correcta alimentación de las vacas no sólo repercute en la calidad de vida de los animales, si no también en la satisfacción de comprar un producto de calidad superior.

 

1 Buenas prácticas para el Bienestar Animal [Internet]. AENOR; [16/11/2014; Acceso 20/05/2019]. Disponible en: www.aenor.com/Certificacion_Documentos/Folletos/Bienestar-animal-16nov14.pdf

2 Diario de una vaca Pascual [Internet]. Calidad Pascual; [6/9/2018; Acceso 20/05/2019]. Disponible en: www.calidadpascual.com/cerca-de-ti/diario-de-una-vaca-pascual-

3 Recomendación relativa a los bovinos. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 1988 Disponible en: www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/produccion-y-mercados-ganaderos/Recomendaci%C3%B3n%20del%20Consejo%20de%20Europa%20bovinos_tcm30-104666.pdf

4 REGLAMENTO (UE) No 68/2013 DE LA COMISIÓN de 16 de enero de 2013 relativo al Catálogo de materias primas para piensos [30/1/2013] Disponible en: www.boe.es/doue/2013/029/L00001-00064.pdf