Existen multitud de formatos en el mercado que se adaptan a las necesidades y momentos de consumo de la población.
¿Cómo tomar leche y derivados lácteos fuera de casa?

Desde el punto de vista nutricional, los productos lácteos constituyen uno de los pilares de la alimentación. Son alimentos muy completos ya que están compuestos por una gran variedad de nutrientes como son la grasa, las proteínas y los carbohidratos, además de vitaminas y minerales.

Gracias a su valor nutricional, se convierten en una oportunidad para cubrir las necesidades nutricionales de los distintos grupos de población.

Productos lácteos en el mercado

El sector lácteo se caracteriza por la extraordinaria variedad de gamas de productos que lo integran, así como por la rápida renovación de estas que ayudan a satisfacer las necesidades de cada individuo1.

El volumen de consumo de derivados lácteos fuera del hogar, según el Informe del consumo de alimentación en España del 2017, es de 83,9 millones kg-l2.

Existen multitud de formatos en el mercado, que se adaptan a las necesidades y momentos de consumo de la población.

Batidos para niños

Los batidos son una bebida muy nutritiva y constituyen una forma excelente de consumir leche de una manera más original. Son ideales para las meriendas y en verano como bebida fría3.

Introducir los batidos dentro del contexto de una dieta variada y equilibrada es una buena manera de obtener energía y nutrientes, especialmente para personas con altas necesidades energéticas como pueden ser mujeres embarazadas, lactantes, niños en etapa de crecimiento y desarrollo, deportistas y personas con enfermedades o situaciones hipermetabólicas3.

Yogures líquidos

Es otra forma cómoda de consumir lácteos fuera de casa.

Los yogures líquidos suelen ser fuente de calcio. Un vaso de 200 ml de yogur líquido natural azucarado puede aportar alrededor de 210 mg de calcio4.

Existen multitud de tamaños y sabores disponibles en el mercado, lo que facilita la elección a la hora de consumirlo.

Leche clásica y leche sin lactosa

Así como se puede consumir la leche clásica en distintas variedades en función de la materia grasa (entera, semidesnatada o desnatada), también existe la posibilidad de consumir leche sin lactosa.

La leche sin lactosa es idónea para personas que presentan intolerancia a dicho azúcar presente en la leche, bien porque no presentan la enzima encargada de su hidrólisis o bien porque la tienen disminuida.

Además de los formatos habituales, existen en el mercado formatos más pequeños de 200 ml de leche sin lactosa4, lo cual facilita su ingesta en cualquier momento y lugar para este sector de población intolerante.

Como conclusión, se evidencia la amplia gama dentro del sector de lácteos, lo que facilita su consumo adaptándose a las necesidades de las personas y a los momentos de ingesta, ya sea en viajes, en el trabajo…constituyendo además una merienda ideal en el caso de los más pequeños.

1 Situación actual del mercado lácteo en la Comunidad de Madrid. Análisis del sector lácteo: leche líquida y derivados lácteos. Líneas de mejora de la Calidad. Comunidad de Madrid. Disponible en: www.madrid.org/bvirtual/BVCM009376.

2 Informe del Consumo de Alimentación en España 2017. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Gobierno de España.

3 FEN. Fundación Española de la Nutrición. [acceso 5 de Marzo de 2019]. Disponible en: www.fen.org.es/index.php/alimentacion/alimento/batidos

4 Leche Pascual (acceso 05 Marzo 2019). Disponible en: www.lechepascual.es/productos/yogures-liquidos/yogur-creamy-liquido/creamy-liquido-natural-azucarado/